Gruta Azul de Capri

Visitar la Gruta Azul de Capri 2024

Revisado el domingo, 21 enero, 2024

💦 Visitar a Gruta Azul, qué es, dónde está, cómo verla

Geológicamente hablando la Gruta Azul es un sistema cárstico de cavidades subterráneas abiertos al mar, que confluyen en un espacio más amplio conocido como la Catedral Azul, qué es el único que está abierto al público para la visita, situada en la cara norte occidental de la isla.

Reservar acceso a la Gruta Azul:

🔴 🛥️ Tour desde Nápoles
RESERVA 🛒
Gruta Azul y visitas en la Isla

🔴 🛥️ Tour desde Sorrento
RESERVA 🛒
Gruta Azul y visitas en la Isla

🔴 🚐 Capri interior + gruta azul
RESERVA 🛒 
Capri y Ancapri + Gruta Azul. Sin barco.

🔴 🛥️ Desde Capri, solo barco
RESERVA 🛒
Barco panorámico con parada en la gruta. Económico.

🇮🇹 Más visitas a la Gruta Azul
VER MÁS OPCIONES

 

Visitar la Gruta Azul de Capri
Visitar la Gruta Azul de Capri

Del azul ultramar al turquesa, pasando por todas las tonalidades del azul claro. El mar cristalino de Capri tiene mil matices, pero si quieres ver un agua espectacular, visita la Gruta Azul


🐐 Los básicos de Capri

🔴 🛥️ Paseo en barco  RESERVA 🛒
Rodea la isla, visita la Gruta Azul y otras maravillas

🔴 📷 Capri desde SORRENTO 🛒 o NÁPOLES 🛒
Los mejores tours desde el continente

🔴 💎 Capri de Lujo – VER PLANES 🛒
Tours privados, VIP y exclusivos

🔴 🛥️🚶 Tour Capri – RESERVAR 🛒
Visita guiada por la isla + barco

🔴 🛎️ Hoteles Capri – OFERTAS 🛒
Hoteles de ensueño en Capri

🇮🇹 Todas las visitas – VER TODO CAPRI

Es una cavidad kárstica natural de 60 metros de largo y 25 metros de ancho

Con su agua brillante , la Gruta Azul de Capri puede parecer que ha sido retroiluminada con luz artificial o tal vez incluso retocada con Photoshop. Sin embargo, tenga la seguridad de que las aguas radiantes de esta cueva marina son totalmente naturales.


Desde tiempos históricos la gruta fue utilizada como Ninfeo, una especie de santuario donde se rendía culto a dioses menores relacionados con las fuerzas de la naturaleza, como han demostrado los hallazgos arqueológicos encontrados en 1963 que hoy se conservan en el Museo della Casa Rosa, en Anacapri.

La Gruta Azul se encuentra en la costa noroeste de Capri y solo se puede llegar en barco.

Una serie de estatuas de época romana que representan a Poseidón, Tritón y otra criaturas marinas que en época imperial se alojaban en el interior de la cueva. Posteriormente la Gruta cayó en el olvido surgiendo en torno al lugar un sin fin de leyendas que la convirtieron en un antro maldito guarida de espíritus diabólicos capaces de hacer perder el juicio aquel que se aventurarse a entrar.

La Gruta Azul es una cueva marina iluminada por un espectacular resplandor azul que proviene del agua. La cueva es bastante pequeña y solo puede ser accedida a través de una pequeña entrada

 

Después de haber sido olvidada durante mucho tiempo y considerada una cueva habitada por espíritus malignos, la cueva fue redescubierta por el poeta August Kopisch, convirtiéndose también en un destino para el Grand Tour a partir del siglo XVIII.


Descripción de la gruta

El acceso a la cueva se da por vía marítima, atravesando una hendidura existente en la roca de dos metros de altura por otros dos de anchura, pero que a nivel del mar se reduce a sólo un metro de altura, motivo por el cual se le pide al visitante de tumbarse en el fondo de la barca en el momento de entrar.

Hay varios tours de barco disponibles que ofrecen visitas guiadas a la Gruta Azul. También puedes alquilar un pequeño bote y hacer una visita por tu cuenta.

Una vez superada el arco de entrada el espacio se pasa directamente a la conocida Catedral Azul, un espacio que sorprende al visitante por su inesperada amplitud, 22 metros de profundidad por 25 de anchura y 60 de largueza.

Por el lado izquierdo del fondo de la cueva se pueden observar varias aperturas en la pared rocosa, ya sea sobre el nivel del mar que bajo el mismo, que se comunican con la cercana Gruta Guarracini, mientras por el lado derecho se aprecian otras cavidades éstas debidas al efecto que provocan la humedad y las continuas reacciones térmicas que han do lugar a la rotura de la roca.

En cambio por el lado sur occidental de la cueva encontramos una plataforma de creación romana que nos conduce a la Galería de los Pilares “Galleria dei pillastri”que enlaza a través de un pasadizo con la conocida como la Sala de los Nombres “Sala dei Nomi” caracterizada por la firmas que dejaron antiguos visitantes que se adentraron en este espacio.

Pasando esta sala la cueva comienza a perder altura y el aire se hace más denso, motivo por el cual es imposible proseguir la visita.

Aunque el atractivo principal de esta belleza natural reside en la maravillosa luz azul que inunda el espacio. Un fenómeno que se debe a la coincidencia en la entrada de la gruta del vano submarino a través del cual al penetrar la luz del sol filtra la misma absorbiendo las tonalidades rojas, dejando pasar solo los destellos azules y verdes que son los colorean el agua e iluminan el espacio.


Cómo visitar la Gruta azul

La Gruta Azul o Grotta Azzurra es como un «museo» y, por lo tanto se visita con entrada. Para acceder, debes comprar un ticket allí mismo en el lugar, donde encontrarás una barca flotante que funciona como taquilla. La visita a la Gruta sólo es posible cuando el mar está tranquilo y no hay olas que hagan el ingreso poco seguro.

Si alquilas una embarcación sin patrón, podrás anclarte a las boyas que encontrarás en la entrada de la Grotta Azzurra. Un marinero vendrá en su pequeña embarcación a remo para llevarte al interior.

La visita a la Gruta Azul se realiza en compañía de un marinero experto en una pequeña barca en la que pueden subir hasta 4 personas, por un coste de 14€ cada una, con salida directa del Puerto de Marina Grande en lancha motora para luego hacer trasbordo a la barquita, o subir directamente a la barquita desde la parada situada al final de Via Pagliaro.

Otra opción es contratar un servicio privado con un coste que puede oscilar entre los 150 a los 200€. Dentro de la gruta no está permitido nadar.

La Gruta Azul fue descubierta en la década de 1820 por pescadores locales. A lo largo de los años, ha sido una atracción popular para visitantes de todo el mundo.


El secreto lumínico

La luz del día no solo entra por la entrada de la gruta, a través de la cual pueden navegar pequeños botes de remos, sino también a través de otra abertura submarina que se encuentra directamente debajo de la boca de la cueva. Junto con la calidad clara del agua y el ángulo del Sol durante la mayor parte del día, la luz puede atravesar esta entrada sumergida para iluminar las aguas desde abajo, creando este efecto azul radiante.


Mitos y leyendas

“Habitada por sirenas, infestada de fantasmas y demonios… un lugar maldito redescubierto después de muchos años. El azul intenso y el brillo del agua esconden monstruos y criaturas sobrenaturales….» Estas líneas literarias resumen algunos de los mitos que han existido siempre alrededor de la cueva, uno de los lugares más increíbles de Capri, a pocos metros de los Faraglioni. Quién no se sentiría fascinado y oiría cantos de sirena en ese lugar mágico.

Durante muchos años, esas historias de miedo mantuvieron alejados a los visitantes; la gruta era conocida entre los pescadores como la “Gradola”, es decir, un lugar realmente hostil. La presencia de brujas, sirenas, fantasmas y otras criaturas pareció “confirmarse” más tarde. De hecho, dentro de la cueva, se encontraron algunas esculturas y sus sombras podían recordar fácilmente formas aterradoras e hicieron que todos salieran corriendo.

Se dice que fue el emperador romano Tiberio, quien encargó la creación de estas esculturas, durante su estancia en Capri. Neptuno, Tritón y otras criaturas marinas eran los verdaderos «habitantes» de la cueva. Según los historiadores, al emperador le encantaba nadar en la luz azul de la Gruta, y pidió a algunos artistas que adornaran la cueva. Se dice que durante estos baños, los que no gustaban a Tiberio eran arrojados al mar desde una roca cercana a su Villa Jovis. El color azul sobrenatural de la Gruta seguramente ayudó a fomentar miedos y leyendas de brujas y monstruos que habitan el lugar.

La Gruta Azul solo es accesible en ciertas condiciones climáticas y de marea. En días ventosos o con mareas altas, la cueva puede estar cerrada a los visitantes por motivos de seguridad.


Consejos finales

La entrada a la Gruta Azul nunca está incluida en el precio de los barcos turísticos por la isla. Se paga a la entrada de la cueva y la entrada son 14 euros por persona.

En temporada alta, la espera a la entrada de la Gruta Azul puede durar hasta una hora, sin posibilidad de resguardo del sol y puntos de avituallamiento. Recomendamos gorra y abundante agua.

La Gruta se puede cerrar debido a mares agitados o vientos desfavorables. Si es un punto fundamental de tu viaje, te aconsejamos informarte en el puerto antes de la salida.

💡 ¿Vienes a Capri a pasar el día? Mira nuestra guía sobre Un día en Capri.


Reservar paseo en barco con visita a la Gruta Azul

Las mejores rutas panorámicas por la costa de Capri con visitas a la Gruta azul

Más paseos en barco en Capri

Excursión a Capri desde Nápoles

Visitar Capri desde Sorrento


¿Te resultó útil este reportaje?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4.7 / 5. Recuento de votos: 7

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.